Los hijos de... ( parte I )

Es innegable que alguna vez que otra, cualquiera de nosotros se ha sentido identificado con algún actor/actriz. Es más, seguramente has soñado en ser como él/ella. Sigues su carrera, sus películas y haces de él/ella algo tuyo-a. Vamos, que te conviertes en un fan, un modelo a seguir.

Imaginaos por un momento, que ese actor-actriz es tu padre-madre…Vamos, que sois los hijos de alguien relacionado con el mundo del cine. El modelo paternal se convierte en una obsesión, y seguramente el hijo-a querrá meterse en este mundillo para probar suerte a ver si consigue imitar a su padre-madre o bien mejorarlo. Ya puedo adelantar que en muy pocas ocasiones un hijo ha superado a su padre. Vamos a ver con más detenimiento a algunos de ellos que también probaron suerte en el mundo del celuloide y como han acabado. Con vosotros, los hijos de…

Hoy: LORENZO QUINN.

Quien no se acuerda de Anthony Quinn, célebre actor nacido en 1915 en Chihuahua (México) como Antonio Reyna, que muy joven dio el salto a Hollywood cambiándose el nombre por su transcripción anglosajona. Empezó como extra en varias películas hasta que poco a poco los directores se fueron dando cuenta de que este hombre valía su peso en oro.

Habitual actor secundario que robaba plano a los protagonistas, no podemos olvidar películas suyas como “El loco del pelo rojo” (Oscar mejor actor secundario), “Los cañones de Navarone”, “Lawrence de Arabia”, “Viva Zapata”(Oscar mejor actor secundario). También tuvo sus momentos de gloria como actor principal, en películas como “Barrabás”, “Las sandalias del pescador” y sobre todo “Zorba, el griego”, donde consiguió el Oscar al mejor actor principal.

A parte de su capacidad como actor, Quinn también destacó como dibujante, pintor y escultor. De su ajetreada vida amorosa, tuvo varios hijos. Uno de ellos, Lorenzo, es de quien hablaremos hoy.

Lorenzo Quinn, nació en Roma en 1966. Siguiendo los pasos de su padre, probó suerte en el mundo del celuloide, pero no tuvo mucho éxito como intérprete. Podéis haberle visto en películas para televisión como “Onassis” (1988) o como “Camino de Santiago”. En el cine, podéis encontrarlo en películas como Dalí, Stradivarius, Tierra de Cañones o Bomba de relojería. Su último trabajo hasta la fecha fue Camino de Santiago, en 1999. Antes de la llegada del efecto 2000, Lorenzo se retiró del cine y se dedicó a otra de las actividades que heredó del talento de su padre: la escultura. Actualmente vive en Barcelona, y dentro de su obra como escultor, cabe destacar una escultura que está en la sede de naciones Unidas, otra de San Antonio en Padua y una bien curiosa que está en Sant Climent de Llobregat, llamada “Legado”, donde cada año la escultura va creciendo, al ritmo de la ciudad.

2 comentarios:

costume jewelry dijo...

where you come from!

江浙炒地皮棋牌游戏中心 dijo...

I think I come to the right place, because for a long time do not see such a good thing the!